El Viaje del color

JRiveros4

Introducción al texto de Mario Rivero, por Pablus Gallinazo

Se puede decir que  el color  nace con los hombres al ver esta construcción  que Jorge Riveros titula “Verde de mi infancia”. No hay duda que el color aquí presente viene de su primer encuentro con la naturaleza que en suerte le tocó vivir.  Su padre lo llevó a muy temprana edad a una finca que tenía en el Magdalena medio en San Bernardino, frente al puerto de agua dulce de La Gloria, cuando el río todavía era río, sus riberas aún eran verdes y la floresta  daba sombra a los últimos caimanes.

En los alrededores de su casa, al caer la tarde, buscaba nido la variopinta infinidad de tucanes, loros analfabetas, guacamayas estrepitosas, garzas, azulejos y lo demás del cielo. En la tierra, desde las sorprendentes lagartijas que a cada opinión del paisaje cambiaban de color, hasta las serpientes de ofensivos tintes en las sinuosas formas irrepetibles del reptar. Y entre la tierra y el cielo, el verde. El inagotable y verde tropical.

Entonces, recuerda, un buen día sonó la dinamita de las cuadrillas avanzadas de la carretera que venía de los andenes profundos hacia el mar. Riveros sintió el llamado del camino, empacó sus recuerdos y se marchó a estudiar pintura en Bogotá. Sus maestros le dieron las llaves y le abrieron el mundo. Le enseñaron que detrás del mar estaban los maestros de ellos mismos. Uno español y otro alemán, Sansegundo y el padre Kobleck le habían hablado largas horas de los pintores del viejo mundo. Le trasmitieron todo lo que sabían y, cuando ya las palabras y las estampas no fueron suficientes, le dijeron: “Es hora de que vayas a verlos en persona”.

En un transatlántico que curiosamente llevaba el nombre de un pintor italiano, llegó a Barcelona y lo primero que hizo fue preguntar por el museo. Le dieron una dirección y al hallarla no se encontró con El Greco, Goya y Velázquez. Topó con nadie menos que Pablo Picasso.

Sentí que Picasso estaba más cerca de mí que los demás y tomé como norte y ejemplo su maravilloso desarrollo como pintor. Quiero decir, la parábola que lo llevó de lo figurativo, pasando por todos los “ismos” de su tiempo, hasta el arte abstracto, conservando siempre el hilo unificante y personal de toda su obra. Gracias a Picasso fui capaz de pintar, entonces como ahora, un retrato, un paisaje o una naturaleza muerta con la misma seguridad  y confianza con la que organizo mis cuadros constructivos abstracto-geométricos.

Después de estudiar pintura mural en San Fernando de Madrid, le volvieron a crecer las alas y se fue para Alemania. ¿Con qué se encontraría?

Aparte de Inge, que se convertiría en mi compañera para toda la vida, hallé el arte inmortal de sus museos y conocí la disciplina. Sin esos tres tesoros todo lo que yo hago sería inconcebible. Muy por el contrario de lo que se piensa por aquí, el pueblo alemán es un pueblo dulce, alegre, trabajador, cálido y amigo”.

De veras: Rivero tiene más exposiciones tudescas que latinas, quizás porque allí se lo comprende fácilmente y acá tiene que empezar por enseñar, como lo hace, las lecciones que aprendió.

Sus cuadros, de una infinita paciencia en el trabajo cuidadoso, de una maravillosa armonía en la construcción y de un gusto a toda prueba, salen aún de la paleta de su infancia ahora enriquecida por el viaje de la vida. Hace 20 años regresó a la universidad. Deja sus telas en el caballete de la Bella Suiza y se va para la ciudad blanca, como el lienzo virgen, “a enseñar oficio”: retrato, naturalezas, desnudos.

Pues bien: el maestro de quien hablamos es el autor de los cuadros que ilustran estas páginas. En ellos se puede ver, mejor que en palabras, que no exageramos estas notas y que resulta pretencioso agregar algo más.

Pablus Gallinazo

Revista Hexágono Vol. 4 No. 1. 1995.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s