A propósito de la Obra Reciente de Jorge Riveros

Obras del Maesto Jorge Riveros de los Años 70

Obras del Maesto Jorge Riveros de los Años 70

El compromiso de presentar la Obra Reciente del maestro Jorge Riveros constituye un desafío enorme, dados mis precarios conocimientos sobre apreciación del arte.

No obstante, asumo el reto de intentar esta presentación, inspirado en mis convicciones sobre el talento y del capital humano que Riveros representa. Y desde luego citando a quienes con maestría y objetividad crítica han descrito su creación, constante e innovadora. Víctor Guédez nos acerca al marco conceptual bajo el cual es posible alcanzar una visión correcta del maestro y su trabajo.

Dijo en 1998:
“Jorge Riveros busca objetivar a partir de los más recónditos, racionalizar a partir de lo más sensitivo, definir a partir de lo más intuitivo, aportar a partir de lo más sincero. La resolución plástica de su propuesta no surge de lo fortuito o de lo azaroso, sino del apego consiente de sus marcos genéticos y normativos. El aspira –por encima de cualquier cosa- a que su propuesta pictórica refleje las raíces ontológicas que le sirve de origen, así como los horizontes que le sirven de propósito.”

Tres décadas atrás, Arnold Hauser reflexionaba acerca de la amenaza al arte y el indicio de su disolución vista en la circunstancia de que el arte resultaría inútil y sin valor en nuestra era científico – tecnológica. Hoy, Francisco Gil Tovar, sentencia con autoridad suprema, que solamente cuando un pintor cuenta con un sólido bagaje tras de sí, puede evolucionar con éxito hacia una tendencia estéticamente distinta a la que cultivó en el pasado.

Agrega, que este es el caso de Jorge Riveros, a quien hemos conocido desde hace unas décadas en su etapa de constructivista y de escarceos en los años del cubismo y del simbolismo, con evocaciones orientales produciendo una pintura brillante, seria y de rico color bajo el mandato de una mente clara.  Antes, en 1983, el profesor Joaquín Torres García, advertía que su obra pretende meternos en el mundo de la geometría, en el ritmo, en la música de los tonos y en la armonía de las formas. Busca llevarnos al plano estético, donde no es de día ni de noche, donde cesan todos los rumores del mundo real, a lo eterno.

Ciertamente, el camino ascendiente de Jorge Riveros y su obra, ha registrado la evolución del mundo y los comportamientos humanos. Ha expresado desde lo figurativo, el constructivismo y lo abstracto, una belleza infinita que demuestra que todavía el arte no está en crisis, pues los prospectivistas y los desarrolladores de tecnologías, y tampoco los conceptualistas, todavía, todavía no han encontrado la máquina de producir creativamente arte.

Tal vez, por esa razón, Paul Klee sentenció, que “el arte no reproduce lo que vemos; en su lugar, él nos hace ver”. También dijo que “entre más horrible se vuelve el mundo, más abstracto se vuelve el arte”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s