JORGE RIVEROS “FORMAS DE UN LENGUAJE UNIVERSAL”

Jorge Riveros

Jorge Riveros

Hablar con Jorge Riveros sobre su obra pictórica es encontrar la madurez y la experiencia de un artista que ha tenido su propia evolución; un desarrollo muchas veces en contra de las modas del momento. Pero es que este colombiano se ha labrado un camino propio y acertado, sin temor alguno de ir en contra de la corriente cuando siente que así debe ser.

Hoy su pintura es muestra de la disciplina y la investigación, que han sido constante en su búsqueda. De la constancia y el estudio, siempre presente en sus 47 años de trabajo en este campo. El estilo constructivista, abstracto y geométrico, es el que predomina actualmente en sus cuadros. Y esto ha sido el resultado explorar. Retratos, bodegones, obras impresionistas y expresionistas abstractas, son algunas de las etapas que Riveros recorrió hasta desenlazar en el juego de las formas universales y el dominio del color en cada uno de los trazos. Hoy su obra, de composición exacta y medida, pensada y llevada al lienzo con la perfección de un verdadero maestro, no busca llevar al espectador un tema tangible, una situación precisa, ni tampoco la anécdota específica o el gesto o el lugar. Su obra tiene el valor en sí misma, en el resultado final que es único.

Mezcla de color y formas. Rombos, círculos, pirámides y todas las figuras geométricas, que definitivamente han sido lenguaje universal en todos los tiempos. Soy un pintor que trabaja para embellecer, para aportar algo bueno a la sociedad. No necesito de la emotividad ni la inspiración. Contar con experiencia y conocimientos, y tener a la mano los materiales necesarios para crear, es suficiente para que un cuadro sea una obra de arte, comenta Riveros, con la claridad y seguridad que le han dado su formación y cultura.

Durante varios años pudo vivenciar el arte en Europa, investigar sobre los grandes maestros y así llegó al punto de poder compartir sus conocimientos con alumnos que están bajo su formación. Hoy se prepara para dedicarse de tiempo completo a pintar, para que sus días se desarrollen en medio de lienzos, oleos, y pinceles. Muy seguramente su próxima exposición haga referencia a una serie de formatos pequeños.

Pero más que el interés por los eventos y galerías, esta su deseo de siempre, el que lo acompaña desde que tenía 12 años: pintar hasta la muerte, hoy junto a su esposa y sus cuatro hijos.

Por AMPARO HURTADO DE PAZ

Jorge residió por diez años en Alemania, y en la actualidad es profesor de la Universidad Nacional. Quince salidas de su obra sola y 38 en grupo, dan una clara idea de la capacidad de producción del incansable artista, cuya obra, para muchos, presenta algunas dificultades para su apreciación.

Gráficos de Comunicación La obra de Jorge Riveros Se sale del montón entre todo lo que se está produciendo en la actualidad, ya que implica el reencuentro del artista con gráficos naturales que debieron servir como medio de comunicación de épocas pretéritas, que le han ofrecido la posibilidad de profundizar y experimentar de manera auténtica sobre un lenguaje que se conserva vivo en el inconsciente colectivo y que ha servido de base investigativa para un importante grupo de pintores contemporáneos.

Sus Construcciones Sus cuadros obedecen más bien a construcciones que implican un exhaustivo trabajo experimental que permite al artista el desarrollo de un renovado lenguaje, en el cual juega importante papel la armonía constructiva, la calidad de su textura y la aplicación del color, para comunicar un mensaje que nos habla de su profundidad, de la significación de un símbolo aborigen y que con visión totalizadora nos  representa ideas de profundo contenido interior de los cambios históricos. Puede agregarse que Riveros es un testigo silencioso de lo desconocido y lo que para nosotros aún representa un misterio.

Estos simpáticos paisajes de Riveros nos advierten también sobre la posibilidad de penetrar en dichos misterios y abren los ojos del espectador capaz a fronteras amplísimas de expansión para la mente. Es inmenso el trasfondo que Riveros desea y logra comunicar con estas construcciones casi metafísicas.

Religioso y Personal En la colección se pueden apreciar lunas, soles, superficies atmosféricas que vibran  por las diferentes tonalidades otorgadas al cuadro. Así como descensos de la visión en los paisajes, símbolos de raigambre precolombina, que aparecen constantemente en el lienzo como resultado de sus indagaciones, de cálculos y su sensibilidad pictórica que lo llevan a enseñar su amor por el origen de todo, en un acto que tiene mucho de religioso, también de personal. A nivel de la personalidad del artista, se dice que este posee una gran calidad humana mezclada con la sencillez de los que se saben grandes, con mucha mística y disciplina de trabajo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s