Concurso para diseñar el nuevo Museo Bauhaus que estará listo por los 100 años de la escuela

213704-620-282

Una de las tres sedes de la más prestigiosa y revolucionaria escuela de diseño de siglo XX, la de Dessau, construirá el centro, que será inaugurado en 2019. El museo, con un presupuesto de 25 millones de euros, albergará las colecciones de la Fundación Bauhaus, cuya sede original fue proyectada por Walter Gropius. Clausurada por Hitler en 1933 por proponer un “cosmopolitismo judío” y “bolchevique”, la escuela es un referente mundial en arquitectura, arte y diseño.

“La recuperación de los métodos artesanales en la actividad constructiva, elevar la potencia artesana al mismo nivel que las Bellas Artes e intentar comercializar los productos que, integrados en la producción industrial, se convertirían en objetos de consumo asequibles para el gran público”.

Con este objetivo, basado en la idea central de que “la forma sigue a la función” y en el ideario casi utópico de que el arte no existe como profesión y era necesario “regresar a la artesanía”, a la simpleza elegante y funcional de edificios, objetos, tipografías, muebles y vajillas, la Bauhaus se convirtió en la mejor y más recordada escuela de diseño del siglo XX.

Aunque le tocaron tiempos complejos y duros —funcionó de 1919 a 1933, entre la convulsa República de Weimar alemana y el alucinado nazismo del criminal de masas Adolf Hitler y sus cómplices—, la resonancia de la escuela no tiene nada que ver con su corta existencia. Por sus aulas pasaron como docentes, entre otros, los arquitectos Walter Gropius y Mies van der Rohe; los pintores Lyonel Feininger, Paul Klee y Vassily Kandisky; el escultor Gerhard Marcks; el director de escena Oskar Schlemmer; el fotógrafo László Moholy-Nagy; el diseñador de muebles Marcel Breuer…, y así hasta varios centenares cuyas obras y biografías pueden ser consultadas en este atlas personal en línea. Ciudad pequeña pero activa culturalmente Establecida en tres sedes consecutivas, Weimar (1919-1925), Dessau (1925-1932) y Berlín (1932-1933), y clausurada por Hitler por proponer un “cosmopolitismo judío” y “bolchevique”, legado de la escuela es mantenido por la Fundación Bauhaus Dessau, radicada en la pequeña —menos de 100.00 habitantes— pero culturalmente activa ciudad del estado federado alemán de Sajonia-Anhalt. Asociada con el ayuntamiento, la fundación acaba de convocar un concurso internacional de arquitectura para el proyecto del nuevo Museo Bauhaus, que quieren inaugurar en 2019, coincidiendo con el centenario de la fundación de la escuela.

La Bauhaus y su influencia contemporánea  Con un presupuesto que no puede exceder los 25 millones de euros y ubicado en un terreno municipal de 8.300 metros cuadrados en el centro de Dessau, el nuevo museo, que estará situado en el centro de un parque, tendrá una superficie de 2.100 para exponer el rico legado de la escuela, hasta ahora diseminado o almacenado lejos de la vista del público.

Los convocantes del concurso quieren que el nuevo edificio permita mostrar “en las mejores condiciones” la “sobresaliente colección” de obras de arte, objetos, material documental, fotografías, libros y publicaciones de los fondos y establece que los proyectos deben “colocar a la Bauhaus y su influencia contemporánea de una forma convincente”. 37.000 euros para el ganador Los proyectos, que deben integrar el nuevo edificio en el parque, serán juzgados por un jurado de expertos. Habrá una primera criba, cuyo resultado se dará a conocer el 29 de abril, y el dictamen final se anunciará el 3 de septiembre.

El proyecto ganador recibirá 37.000 euros de premio; el segundo, 25.000, y el tercero, 17.000. Todas las bases y condiciones, con el añadido de fotos históricas y cronología de la escuela, pueden descargarse, en versión bilingüe alemán-ingles, de la web de la fundación [PDF, 21,7 M]. La bella sede de Dessau, todavía en pie, fue diseñada por Walter Gropius Considerada como el “laboratorio del modernismo”, la Bauhaus, que era un centro de enseñanza pública, tuvo tantos directores como sedes. El primer responsable fue Gropius, fue también el diseñador de la bellísima sede de Dessau, todavía en pie aunque no en muy buen estado de conservación.

El edificio, de grandes ventanales con marcos de acero, estructura de ladrillo y diseño rectilíneo, es un ejemplo perfecto de la filosofía de la escuela. Gropius anteponía los métodos artesanales a la mecanización y creía en los maestros que daban igual importancia a las destrezas técnicas y al desarrollo del carácter del alumno.

Los techos planos, típicos de los judíos El último director, Van der Rohe, intentó evitar el cierre prohibiendo en el centro cualquier tipo de manifestación política y cargando los programas de teoría. No lo logró: los nazis proclamaban que el estilo Bauhaus era una amenaza para el paisaje típico de Alemania y “contaminaba” las tradiciones.

Los pseudo teóricos del nazismo clasificaban los techos planos, una marca de identidad de los profesores de la escuela, como ajenos al clima del norte europeo y típicos de oriente, particularmente de los judíos. Casi todos los profesores de la escuela vieron la que se avecinaba y salieron de Alemania antes de que empezasen las persecuciones y matanzas.

20minutos.es

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s