El arte que enlaza a México y Colombia

172-2015310-51452_1[1]

Aunque México y Colombia están separados por más de 3.600 kilómetros, existen hechos culturales e históricos que unen a los dos países.

Uno de ellos es la llegada del mexicano Felipe Santiago Gutiérrez a Bogotá, en 1873, para fundar la Escuela Vásquez de Pintura, que terminó siendo la Academia Gutiérrez.

Esa visita, influenciada por su amistad con el poeta Rafael Pombo, es solo un ejemplo de los lazos que se han tejido entre ambas naciones a partir del arte. Y otros ejemplos fueron los viajes que hicieron Débora Arango y Fernando Botero a ese país, interesados en conocer parte de su historia.

Así lo muestran los curadores Alberto Sierra (Colombia) y Consuelo Fernández (México), quienes, a partir de la Colección de Arte de la empresa Sura, concibieron ‘Encuentros México-Colombia’, que inicialmente se presentó en el Museo Dolores Olmedo y en el Centro Cultural de Tijuana, en México, y que luego viajó a Medellín, donde se vio el año pasado, en el Museo de Antioquia.

Esta muestra, ahora en el Museo Nacional de Colombia, se nutrió con las piezas de la colección de este lugar para acercar a los visitantes a puntos como la forma de representación del paisaje y el territorio en el siglo XX, por mexicanos como Jorge González Camarena y Gerardo Murillo –conocido como ‘Dr. Atl’, una palabra azteca que significa agua– y por los colombianos Francisco Antonio Cano y Andrés de Santa María, de quien se expone Paisaje (1892).

Esta última, menciona Consuelo Fernández, tiene un valor adicional para Sura, ya que el lugar que pintó De Santa María es hoy el terreno donde están las oficinas principales de la empresa en Medellín.

Curiosamente, esta misma se exhibe en otro eje de la exposición, Lo onírico, solo que reinterpreta el colombiano Álvaro Barrios en Lo inesperado (1995). También hay obras de la pintora surrealista Leonora Carrington, quien nació en Inglaterra y se casó con el poeta mexicano Renato Leduc.

‘Encuentros México-Colombia’ se centra en la pintura, pero también incluye fotografías de Leo Matiz, grabados y acuarelas, y esculturas de los colombianos Rodrigo Arenas Betancourt y Rómulo Rozo.

Este último dejó Colombia en 1923, se fue a estudiar a Europa y luego viajó a Mérida (Yucatán), donde se hizo el Monumento a la Patria, que se encuentra en el Paseo de Montejo.

Estas son algunas anécdotas que menciona Fernández, quien, junto a Sierra, también seleccionaron retratos de hombres y mujeres del siglo pasado, así como de los niños mexicanos que pintó Diego Rivera, y también de Isolda, la sobrina de Frida Kahlo.

La exposición ofrece una mirada de la crítica social desde el arte, representada en el boceto del mural La marcha de la humanidad, de David Alfaro Siqueiros, y el óleo Entrega de juguetes (1961), una expresión acerca de la ‘alta sociedad’ que da cuenta de un gran manejo de las texturas y de la profundidad.

Como apoyo a la muestra se realizarán visitas guiadas, así: martes a viernes, 2 y 3 p. m., y sábados, 11 a. m., 1, 3 y 4 p. m.). Y los domingos se realizarán talleres familiares a las 11 a. m. y 2 p. m., con inscripción gratuita en el teléfono 381-6740, extensión 2181, Bogotá.

¿Dónde y cuándo?

Hasta el 7 de junio. Museo Nacional de Colombia. Carrera 7.ª n.° 28-66. Bogotá. Tel.: 381-6470. Entrada libre.

Fuente:  El Tiempo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s